El Rosario de Santa Fe

“El Rosario de Santa Fe” es una muestra basada en un minucioso trabajo de investigación realizado por las historiadoras Agustina Prieto, Alicia Megías y Marcela Ternavasio, que exhibe parte de su colección de historia Argentina, intentando reconstruir el devenir histórico nacional desde una mirada original, devolviéndole a Rosario su lugar protagónico.
La reconstrucción de la historia nacional se corresponde con la convulsionada etapa de institucionalización de nuestro país, desde el proyecto político de Justo J. de Urquiza y la Confederación, hasta comienzos del siglo XX. Se plasma en un relato interpretativo, que devuelve a la ciudad de Rosario su protagonismo en el curso de los hechos, para resignificar sus lazos pasados y presentes con la Provincia de Santa Fe y la República Argentina.

La muestra propone un recorrido vertebrado por tres ejes principales. El primero, atañe al avance de Rosario que, por el rol cumplido en los avatares de la Independencia nacional y por ciertas voluntades que así lo han determinado, dejó de ser una villa apenas poblada para transformarse en una metrópoli moderna. Su puerto, el ferrocarril, las entidades bancarias, el gran auge comercial y el crecimiento exponencial de la población a causa del impacto inmigratorio, fueron las condiciones óptimas de las que se valió para disputarle centralidad a Buenos Aires. El segundo eje rescata del olvido la importancia capital de Manuel Belgrano como el creador de la bandera nacional, y las costas de Rosario como el lugar elegido para enarbolarla por primera vez en 1812, en ocasión de su paso hacia Jujuy, para hacerse cargo del Ejército del Norte.Por último, el tercer eje reivindica la actuación del General Justo J. Urquiza el 9 de junio de 1852 que, en el contexto del plan de unificación nacional promovido por los partidarios de la federalización del país, honró a Rosario con la carta de ciudadanía destacando “su posición local, que la pone en contacto directo con el interior y exterior, su crecido número de habitantes y su comercio activo con todos los pueblos de la república”.

El lazo que da continuidad a los tres ejes propuestos para la muestra El Rosario de Santa Fe es un paisaje natural y es también un paisaje de cultura. El río Paraná, ese “mar dulce” desinteresado y perpetuo que escolta a la ciudad, y que ha cifrado su esencia simbólica y material, es el escenario elegido para representar más de cien años de historia de la región y develar que la presencia de aquella “Fiel e Ilustre Villa” de principios del siglo XVIII, ha sido ineludible para lograr la Independencia definitiva de nuestro país y construir una memoria e identidad propias.